Tratamiento del COVID-19 y pérdida de visión
 
 
El tratamiento boca abajo para el coronavirus presenta riesgo de pérdida de visión

 

Escrito por Reena Mukamal
Revisado por Andrew G Lee MD
Apr. 23, 2020

 

A medida que los médicos usan ventiladores para tratar a los pacientes más enfermos con COVID-19, algunos pacientes se colocan boca abajo para aumentar la cantidad de oxígeno en la sangre. Pero los expertos en ojos advierten que el posicionamiento boca abajo, podría poner a los pacientes con coronavirus en riesgo de pérdida de visión.

 

Coronavirus y el riesgo de pérdida de visión

El riesgo es relativamente bajo, dice el oftalmólogo y vocero de la Academia, Dr. Andrew Lee. Hasta el momento, no hay informes de pérdida de visión debido al COVID-19.

Pero cerca de 2 de cada 1.000 pacientes que permanecen boca abajo durante horas durante una cirugía de columna se despiertan con pérdida de visión permanente. Cuanto más tiempo permanezca un paciente boca abajo durante la cirugía, mayor será su riesgo de ceguera. Eso es preocupante cuando se trata de pacientes con COVID-19, a quienes se les puede colocar boca abajo durante días o semanas mientras están conectados a una máquina de respiración.

"Los problemas de visión en estas personas pueden no haber surgido todavía", dice el Dr. Lee. "Todavía estamos en los primeros días de comprender los impactos del COVID-19 y los tratamientos que se utilizan para combatirlo".

 

Acostarse boca abajo aumenta la presión ocular

Cuando una persona se acuesta boca abajo con la cabeza apoyada más abajo que el corazón, se puede acumular presión en los ojos y cortar el suministro de oxígeno al nervio óptico. Esto puede desencadenar en un accidente cerebrovascular o una isquemia, y causar ceguera irreversible en uno o ambos ojos.

El riesgo es más alto en hombres, en pacientes con diabetes o con presión arterial alta y aquellos que experimentan pérdida de sangre o complicaciones durante una cirugía. No es claro si estos mismos factores de riesgo se aplican a pacientes con COVID-19.

Los doctores podrían reducir el riesgo de pérdida de visión manteniendo la cabeza de los pacientes propensos por encima o al mismo nivel que sus corazones mientras están conectados a las máquinas de respiración, explica el Dr. Lee.

Los pacientes que se han recuperado de COVID-19 después de recibir tratamiento pulmonar en posición boca abajo, deben informar inmediatamente a su médico cualquier cambio en la visión.

 

Para ir a la fuente del artículo y mayor información le sugerimos ingresar al siguiente enlace: American Academy of Ophthalmology