Calificación del usuario: 0  / 5

Estrellas inactivasEstrellas inactivasEstrellas inactivasEstrellas inactivasEstrellas inactivas
 
Glaucoma: una enfermedad para no perder de vista
 
 
Si no se controla podría generar pérdida de la visión

El glaucoma es una enfermedad que ataca los ojos y consiste básicamente en un taponamiento del sistema de drenaje del ojo, razón por la que el fluido intraocular no puede drenar. La acumulación de este fluido, aumenta la presión en el interior del ojo afectando al nervio óptico que como consecuencia podría generar la pérdida de la visión.

¡Para tener en cuenta! Tener antecedentes familiares, ser de raza negra, mayor de 50 años, sufrir de hipertensión ocular, miopía o hipermetropía alta, son los principales factores de riesgo para desarrollar glaucoma.

 

TIPOS DE GLAUCOMA

1. Glaucoma de ángulo abierto

Es el tipo de glaucoma más común y en estados avanzados puede llevar a la ceguera.

La presión ocular ocurre de manera lenta, imperceptible para la persona. En algunos casos quien la padece puede durar muchos años con la patología hasta llegar a un estado avanzado. Tiende a pasarse de padres a hijos y a presentarse en personas de raza negra.

Síntomas:

  • La mayoría de las personas no presenta síntomas.
  • Una vez que se produce la pérdida de la visión, el daño ya es grave.
  • Hay una pérdida lenta de la visión (periférica) lateral (también llamada visión del túnel).

Tratamiento:

El glaucoma de ángulo abierto es tratado con gotas y en algunos casos con medicación para ayudar a reducir la presión en el ojo. En caso que las gotas no funcionen, se utilizan procedimientos como la utilización de láser y como último recurso la cirugía.

2. Glaucoma de ángulo cerrado

Este tipo de glaucoma se presenta cuando el líquido acuoso se bloquea súbitamente y no puede salir del ojo, aumentando la presión de manera rápida e intensa. Un glaucoma de este tipo desencadena una situación de emergencia.

Síntomas:

  • Dolor súbito e intenso en un ojo.
  • Visión borrosa o disminuida, a menudo denominada "visión nublada".
  • Náuseas y vómitos.
  • Halos similares al arcoíris alrededor de las luces.
  • Enrojecimiento de los ojos.
  • Sensación de inflamación en el ojo.

Tratamiento:

Si no se recibe atención médica de forma inmediata puede generar ceguera. Para bajar la presión del ojo pueden utilizar gotas y medicamentos orales o inyectados. En algunos casos es necesario intervención quirúrgica.

3. Glaucoma secundario

Este tipo de glaucoma está relacionado con otras patologías como: cataratas, traumas oculares, inflamación intraocular, diabetes y otras enfermedades oculares.

Síntomas:

  • Los síntomas pueden ser los mismos asociados a un glaucoma de ángulo abierto o de ángulo cerrado.

Tratamiento:

En algunos casos el tratamiento de la causa puede ayudar a que los síntomas desaparezcan, pero podría hacerse necesaria la prescripción de otros tratamientos.

4. Glaucoma congénito

Este tipo de glaucoma ocurre en bebés y frecuentemente con factor hereditario. Se presenta cuando el ojo no se ha desarrollado normalmente.

Síntomas:

Los síntomas se identifican a los pocos meses de vida del bebé.

  • Opacidad en la parte frontal del ojo.
  • Agrandamiento de uno o ambos ojos.
  • Enrojecimiento de los ojos.
  • Sensibilidad a la luz.
  • Lagrimeo.

Tratamiento:

En la mayoría de los casos es necesario realizar una cirugía.

 

PREVENCIÓN

A continuación, algunos consejos para prevenir el glaucoma:

  • Realizarse exámenes oculares de manera regular.
  • Alrededor de los 40 años, realizarse un examen ocular integral.
  • Si usted está en riesgo de glaucoma, debe hacerse un examen oftalmológico completo antes de los 40 años.

Para ir a la fuente del artículo y mayor información le sugerimos ingresar al siguiente enlace: Supersalud