Siete mitos acerca de la visión de los niños
 
 
¿Los pacientes tienen información sobre el cuidado de la visión de los niños?

 

¿Saben cuándo es el momento adecuado para que revisen sus ojos? ¿Pasar demasiado tiempo en la pantalla daña sus ojos? ¿Necesitan usar gafas de sol? Existen muchos mitos y desinformación sobre la salud ocular de los niños. Las personas suelen recurrir al Dr. Google para obtener respuestas y no preguntan a los especialistas de la visión. Aquí, la Academia Americana de Oftalmología desmitifica algunas creencias comunes sobre la salud ocular de los niños.

  • La conjuntivitis solo ocurre en niños pequeños. Si bien los niños pequeños son conocidos por sufrir de conjuntivitis, debido al contacto cercano en las guarderías, también pueden hacerlo los adolescentes, los estudiantes universitarios y los adultos, especialmente aquellos que no limpian sus lentes de contacto adecuadamente. La mejor manera de evitar la propagación de la conjuntivitis es practicar una buena higiene, como lavarse las manos, no tocarse los ojos y usar toallas limpias y otros productos alrededor de la cara. Los antibióticos son necesarios para curar cualquier conjuntivitis.
  • Los antibióticos rara vez son necesarios para tratar la conjuntivitis. Existen tres tipos de conjuntivitis: viral, bacteriana y conjuntivitis alérgica. La mayoría de los casos son causados por infecciones virales o alergias y no responden a los antibióticos. Se pueden recetar antibióticos para la conjuntivitis bacteriana dependiendo de la gravedad. Los casos leves de conjuntivitis bacteriana generalmente se resuelven solos dentro de los 7 a 14 días sin tratamiento.
  • El sol es malo para los ojos. Si bien es cierto que la exposición al sol sin la protección adecuada a largo plazo puede aumentar el riesgo de enfermedades oculares, algunos estudios sugieren que la exposición al sol es necesaria para el desarrollo visual normal. Los niños que tienen menos exposición al sol parecen tener un mayor riesgo de desarrollar miopía o miopía. Solo hay que asegurarse que estén protegidos con gafas de sol y bloqueador solar que bloqueen los rayos UV. La luz azul de las pantallas está dañando la visión de los niños.
  • La luz azul no produce ceguera a los niños obsesionados con la pantalla. Si bien es cierto que la miopía se está volviendo más común, la luz azul no es la culpable. De hecho, las personas están expuestas a mucha más luz azul naturalmente del sol que de las pantallas. Lo importante para recordar es tomar descansos frecuentes. La Academia recomienda una regla 20-20-20: mira un objeto al menos a 20 pies de distancia cada 20 minutos durante al menos 20 segundos y utilizar la protección ocular adecuada para evitar fatiga ocular.
  • La disminución de la visión solo les sucede a los adultos. Los ojos de un niño con ambliopía pueden parecer normales, pero esta afección ocular puede disminuir la visión si no se trata. La ambliopía es cuando la visión en uno de los ojos del niño se reduce porque el ojo y el cerebro no funcionan correctamente juntos. El estrabismo es otra afección ocular que puede causar disminución de visión en un niño. El estrabismo es cuando los ojos no se alinean en la misma dirección cuando se enfoca en un objeto.
  • Todos los niños hipermétropes necesitan anteojos. La mayoría de los niños tienen hipermetropía temprano en la vida. En realidad, es normal. No significa necesariamente que el niño necesite anteojos porque usan la acomodación para proporcionar una visión clara tanto para la visión de lejos como de cerca. Los niños necesitan anteojos cuando su hipermetropía disminuye su visión o conduce al estrabismo. También necesitarán anteojos si tienen una hipermetropía significativamente mayor en un ojo en comparación con el otro, una condición que los pone en riesgo de desarrollar ambliopía.
  • No la pupila, lo que permite una investigación más exhaustiva de la salud general del ojo y el sistema visual hay diferencia entre un tamizaje y un examen de la visión. Si bien es cierto que los ojos de los niños pueden ser revisados regularmente por parte de un pediatra o una persona capacitada en evaluación de la visión de niños en edad preescolar, solo el examen de un especialista en la visión detectará los problemas oculares más graves. Un examen completo implica el uso de gotas para los ojos para dilatar.

 

Para ir a la fuente del artículo y mayor información le sugerimos ingresar al siguiente enlace: grupofranja.com